Reportaje

Natalia de Andrés: "Hay que crecer, pero cuidando lo que tenemos"

Desde el 15 de junio de este año, Alcorcón tiene alcaldesa. Ha vivido siempre en el municipio y conoce bien las virtudes y las carencias de nuestra localidad. Cuatro meses después de jurar el cargo, hemos charlado con ella sobre los retos que el nuevo gobierno tiene por delante y cómo van a afrontarlos.

 

Nada más comenzar esta entrevista, la alcaldesa reconoce que se han encontrado una situación muy complicada al llegar al gobierno. “Servicio que cogemos, servicio que tiene unos problemas gravísimos”, afirma. “Escuelas que funcionan sin ningún contrato, el mal estado de la cafetería del Centro de Mayores Salvador Allende, polideportivos a los que no se les pasan ni los recibos del agua... –sigue explicando–, dejadez total y absoluta. Es evidente que la derecha no cree en lo público y ni siquiera lo gestiona”. Eso sin mencionar otro gran problema que sufre Alcorcón y es un presupuesto municipal prorrogado desde el 2016”, explica.

Con este panorama, ¿cuáles han sido sus primeros pasos?Hemos tenido que empezar por las necesidades más básicas, es decir, recuperar el espacio público. Las calles estaban completamente abandonadas. Nos queda mucho trabajo, somos conscientes de ello, pero nos hemos volcado con la concejalía de Parques y Jardines, con la de Mantenimiento de la Ciudad y con ESMASA.

El otro gran reto del inicio de legislatura ha sido el comienzo de curso. Complicado sobre todo en la escuelas infantiles ya que sus contratos finalizaban en verano y no se habían iniciado los tramites de renovación, ni había partidas presupuestarias previstas. Hemos tenido que hacer malabares administrativos y modificaciones de crédito importantes para poder iniciar el curso con normalidad.

Y que decir de las fiestas y los “tres céntimos de presupuesto”. Eran otro reto que hemos superado bastante bien,  consiguiendo alrededor de 200.000 euros para realizar el programa festivo. Un tercio del precio habitual que se venía gastando.

Estas primeras medidas no son excepcionales. Sencillamente, ha sido poner un poco de cordura y de orden. Organizar turnos, servicios, hablar con los sindicatos, los trabajadores... y el cambio ha sido sustancial.

¿Objetivos para los próximos meses?Ahora lo que tenemos encima de la mesa es la parte presupuestaria. Queremos realizar una serie de medidas económico-financieras que nos ayuden a salvar el techo de gasto. Una de ellas es la liquidación anticipada de EMGIASA, desligando sus cuentas del ayuntamiento. Eso variará, para bien, la situación contable municipal.

Y, por supuesto, cumplir el acuerdo de gobierno que tenemos las dos organizaciones (PSOE y Ganar Alcorcón): generar nuevas estructuras e inversiones, reestructurar las políticas sociales y recuperar el espacio público. Respecto a este último, no me refiero solo la calle sino a los edificios públicos.

Los colegios están abandonados, los centros municipales, los polideportivos... Hay que invertir en ellos. Esperemos que el ministerio nos autorice estas inversiones. Hay necesidades tan básicas como renovar las calderas, pero cada una vale 80.000 euros.

El colegio público Ramón y Cajal tiene medio patio abandonado porque hay una pérgola que está medio caída. Lleva años así. En Viñagrande hay goteras que arreglar... Hay que crecer, pero cuidando lo que tenemos.

¿Qué avances suponen las nuevas reformas fiscales? Lo que queremos conseguir con la reforma del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) es generar un remanente para poder ayudar a las familias que tengan necesidades económicas. Haremos una ordenanza que se llamará Ayuda para vivienda, pero que en realidad será una ayuda para el pago del IBI.

El Partido Popular consideraba que la familia numerosa, sea quien sea, ha de tener la máxima bonificación. Sin embargo, nosotros consideramos que las familias numerosas necesitan una bonificación, pero dependiendo de la renta.

Respecto al Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), se aplicará la máxima bonificación a las comunidades que cambien sus calderas por otras que utilicen energías renovables.

Y con el cambio en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) queremos apoyar a la pequeña empresa de Alcorcón. Aquí había bonificaciones para un proyecto en concreto, Eurovegas. Pero, ¿qué pasa con el comerciante del barrio de Ondarreta, por ejemplo? Queremos apoyar al comercio de proximidad, que es quien genera empleo estable. Invertimos los términos del PP y damos la máxima bonificación sobre el IAE a las empresas que tengan de 1 a 5 trabajadores.

Y hemos cambiado las categorías a las calles con más repercusión comercial.

¿Por qué se ha cambiado también el IBI rústico?El terreno rústico supone el 50% del término municipal, lo que iba a ser Eurovegas. Los propietarios compraron esos terrenos en diferentes momentos para conseguir un buen negocio. Están pagando ese suelo como si estuvieran cultivando patatas y no están haciendo eso. Como no estamos penando a agricultores ni labradores, hemos pensado que podía ser una buena idea subir ese IBI un poco más, exactamente del 0,30 al 0,90.

Estamos tratando de generar la máxima cantidad de recursos posibles de cara al próximo presupuesto. Y optimizar los gastos, dirigiéndonos a necesidades reales y absolutas como el mantenimiento de las calles y la creación de estructuras.

En cuanto a la amortización de la deuda pendiente, el PP les ha criticado dirigir parte de ese dinero a ESMASA... A ver... Nosotros hemos ido al interventor y hemos preguntado: del remanente del año pasado, qué parte podíamos utilizar y qué parte había que destinar a amortizar deuda sí o sí. Lo ideal sería poder amortizar todo, pero hay otras necesidades más urgentes (comprar camiones para limpiar la ciudad, reparar las islas rotas...).

Vamos a intentar que la deuda se coloque por debajo del techo de gasto que marca Hacienda durante el primer trimestre del próximo año para poder disponer del presupuesto con cierta libertad. ¡Ojalá sea lo antes posible!

Cambiando de tema, ¿cómo ve la situación de la mujer en nuestro municipio?Creo que estamos en la década de la mujeres y tenemos mucho trabajo por delante. Cada día se intenta que vayamos hacía atrás, hacer ver que la violencia de género no existe, plantear que el feminismo es una agresión hacía los hombres... Son posturas muy retrogradas, que defienden partidos con representación parlamentaria y en el propio Ayuntamiento de Alcorcón.

No puede ser que determinadas personas estén formando parte de las instituciones o directamente dirigiéndolas. Y la culpa es de la derecha que se lo permite, es decir, de Ciudadanos y del Partido Popular.

¿Qué papel va a jugar la concejalía de Feminismo? Seguiremos fomentando el asociacionismo, generando espacios de encuentro, reivindicando las cuestiones del día a día de las mujeres..., pero creo que tenemos que dar un paso más. Intentar que el feminismo sea una línea transversal en la actuación de todas las líneas políticas del ayuntamiento. Todas la medidas que tomemos tienen que tener perspectivas de género.