Vecinos preparados para salvar vidas

Alcorcón va a ser la ciudad pionera en formar a ciudadanos de a pie, no relacionados con servicios de emergencias, para que sean capaces de hacer la primera intervención de heridos en grandes siniestros.

Vecinos preparados para salvar vidas.
Presentación de la iniciativa 'Evita una muerte, está en tus manos'.

El Centro Unificado de Seguridad ha acogido la presentación de Evita una muerte, está en tus manos, una iniciativa, impulsada por personal sanitario de los centros hospitalarios 12 de Octubre y la Fundación Jiménez Díaz, que pretende extender entre los vecinos la cultura de primer interviniente como parte básica de un operativo sanitario, en el que el objetivo prioritario es salvar una vida.

El programa nace para formar de manera gratuita a vecinos de Alcorcón, no relacionados con los servicios de emergencias, para que puedan aprender a tratar a heridos, especialmente en casos de grandes siniestros. Alcorcón será el primer municipio que fomente esta cultura del héroe anónimo; o lo que es lo mismo, esa primera persona que es básica hasta la llegada del resto de servicios de emergencia.

Se trata de un ambicioso programa en el que se pretende trasladar al vecino de a pie de distintas localidades, siendo Alcorcón la anfitriona, la importancia que tiene atender a víctimas de todo tipo, especialmente en casos de atentados terroristas o incidentes intencionados.

El programa ha sido puesto en marcha, de manera desinteresada, por profesionales del Servicio de Cirugía Torácica del Hospital 12 de Octubre, coordinados por el cirujano torácico José Carlos Meneses y el enfermero de intensivos de la Fundación Jiménez Díaz, Juan José Pajuelo, junto a operadores del Equipo de Respuesta y Rescate del Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil, los cuales llevan realizando esta formación desde hace varios años en los centros hospitalarios anteriormente mencionados.

La iniciativa

Evita una muerte, está en tus manos se complementa con kits de control de sangrado que se colocarán estratégicamente en instalaciones de afluencia masiva, como centros culturales, deportivos o instalaciones administrativas, entre otras. En su interior llevan torniquetes y agentes hemostáticos. 

Estas mochilas estarán junto a equipos desfibriladores ya instalados en Alcorcón, con dos objetivos: la fácil localización de los mismos por parte del vecino de a pie y el aprovechamiento de estos aparatos que también son básicos para evitar una muerte en caso de parada cardiopulmonar.

Y es que la formación de vecinos de a pie es esencial para que todo el operativo funcione correctamente. La idea, importada de países como Francia o Alemania que han sufrido atentados terroristas y en los que la figura del primer interviniente ha sido básica para que el resto del operativo sanitario funcionara correctamente, cuenta con el aval de entidades internacionales como Stop the Bleed, el Comité de Trauma del Colegio Americano de Cirujanos, el Tactical Emergency Casuallty Care y el Consenso de Hartford.

Estos siniestros han servido para conocer la necesidad de una asistencia inmediata para evitar las muertes prevenibles más comunes. La idea es que personas anónimas estén formadas en autoprotección para no convertirse en otras víctimas, y para que puedan y sepan realizar correctamente la movilización de los heridos, la colocación de torniquetes o el empaquetamiento de heridas.

Ese héroe anónimo, denominado interviniente inmediato, es el eslabón esencial de una cadena asistencial que da pie al resto de eslabones, policiales y asistenciales, que contribuyen a salvar una vida.