Radio Sol XXI: una radio hecha con mucho cariño

Doce personas componen la plantilla de Radio Sol, una pequeña emisora muy popular entre niños, papás y mayores y que tiene en Madrid, y sobre todo en los municipios del Sur, el grueso de su audiencia. Nos hemos acercado a sus estudios en pleno centro de Madrid.

El equipo de Radio Sol casi al completo en los estudios de la emisora en Madrid
Plantilla de Radio Sol XXI
Doce personas componen la plantilla
Juan Manuel Gómez, director de la emisora
Una radio muy familiar
Nació hace 16 años en Madrid
Víctor y Alicia en Alcorcón durante las fiestas
Tenemos una especial conexión con Alcorcón

Hace 16 años, en marzo de 2002, comenzaba sus emisiones en Madrid Radio Sol XXI (ahora bautizada simplemente como Radio Sol). Una emisora con música solo en español y dirigida a un público muy muy especial: la familia. Niños (su programa Diverclub es único en la radiodifusión española: dos horas diarias dedicadas a los más pequeños; y sus presentadores, Víctor y Alicia, auténticos ídolos de muchos pequeños) y mayores son sus mejores oyentes. En su programación, tiene un espacio propio la zarzuela los lunes por la noche… y muchos huecos para una tendencia que parece haber vuelto a las ondas, pero que en Radio Sol es una de sus señas de identidad: las dedicatorias de canciones. 

La emisora emite en el 99.8 de la FM desde sus estudios en pleno centro de Madrid, en la calle San Bernardo, en toda la Comunidad de Madrid. Pero es precisamente en los municipios del sur donde es un referente. Alcorcón entre ellos. Aquí el equipo de Radio Sol (Víctor, Alicia, Juanma, Belén…) es habitual en las fiestas, eventos (con los empresarios, los comercios de Porto Cristo…) o en los conciertos o espectáculos que organizan en el Teatro Buero Vallejo. 

Juan Manuel Gómez (Juanma) es el director de la radio desde hace 16 años. Este alavés hace un programa diario con Belén en el que además de escuchar buenas canciones, repasan temas de actualidad… Con él hemos hecho un recorrido por sus estudios y conocido a quienes están detrás del micrófono cada día trasmitiendo ilusión, alegría y compañía a través de las ondas. 

Diverclub’ es un programa único: dos horas diarias dedicadas a los niños  


Con el Facebook, whastapp… ¿todavía hace ilusión que te feliciten por tu cumpleaños por la radio?

La radio tiene un calor especial (calor, no color, eso es Sevilla), las redes sociales son más frías. Cuando escuchas tu nombre en Radio Sol y piensas que un amigo, un familiar se ha tomado la molestia de llamar, de organizarte una broma… yo creo que te emocionas un poco más.

 Juanma, ¿cómo y cuándo nació Radio Sol? 

Radio Sol comienza con sus emisiones en pruebas en 2001, y ya con locutores y una programación consolidada desde marzo de 2002. Teníamos la experiencia de nuestras emisoras en el País Vasco y pensamos que nuestro formato de radio familiar podría funcionar en la Comunidad de Madrid.

Sois una radio que no pertenece a ninguna de las grandes cadenas nacionales. ¿Hay huecos para emisoras como la vuestra, locales? ¿Cuál es el secreto? 

La esencia de la radio es la cercanía con los oyentes y la información local. Pero hace tiempo que, por problemas de costes, las grandes cadenas han renunciado a lo local, a lo que sólo dedican algunas desconexiones diarias. En Radio Sol hemos recuperado esa cercanía de las emisoras de antaño abriendo los teléfonos a los oyentes para que puedan escuchar canciones dedicadas o feliciten a sus familiares y amigos.

Música en español, niños, mamás, personas mayores… Tienen un público de lo más heterogéneo ¡y fiel! ¿Qué les ofrecen que otros no tengan? 

¡Cariño! En eso ganamos a todos. Escuchamos mucho a los oyentes. Hay mucha gente que está o se siente sola y necesitan de vez en cuando una palabra de aliento, una sonrisa… La radio en España se ha vuelto muy política y muy de opinión. En Radio Sol no opinamos. Escuchamos a todos, arrancamos sonrisas, entretenemos, animamos… ¡y de política, ni media!

Su programa de niños Diverclub es un referente. Dedicar dos horas diarias a los niños no lo ha hecho nadie en la radio y es un programa premiado por la Comunidad de Madrid (recibió el Premio infancia 2014) y por muchas otras instituciones. Tenemos programas entretenidos a mediodía como Divergente, Salud natural para todos, La familia cumple…  Y a media noche, el programa decano de la radio en España con más de cuatro décadas, Caliente y Frío, que dirige el periodista Álvaro Luis.   

“Tenemos una especial conexión con Alcorcón”


En las tardes de los fines de semana tenemos dos referentes musicales del recuerdo, como Los Reyes del Guateque de los sábados con Mochi, El Guateque de los domingos y La calle no se calla, un programa con cientos de llamadas de quejas o sugerencias para mejorar tu calle, tu ciudad… Sin ningún tipo de filtro ni tendencia. Democracia radiofónica en estado puro.

 Y zarzuela los lunes por la noche. ¡Y prácticamente el único de la radio española! Pues fundamentalmente porque es nuestro género lírico, porque tiene muchísimos seguidores y porque el director del programa, el doctor Luis Gutiérrez Serantes, es una verdadera autoridad en la materia. Son una emisora pequeña, pero algunos de sus locutores (Víctor, Alicia, Belén…) son auténticas estrellas para la audiencia. 

Víctor Alfaro se incorporó a Radio Sol con 19 años, hace 15 años. Era un adolescente. Ahora está casado, tiene dos hijos. Con Alicia hacen una pareja radiofónica extraordinaria y esa complicidad, ese cariño, llega a los oyentes. Tanto ellos como Belén, Mariola, Willy, Enrique, Elena forman un equipazo de primera división. Disfrutan haciendo radio porque además de conformar nuestro proyecto profesional nos da muchas recompensas 

¿En el plano emocional también? 

Sobre todo en ese. Cuando alguien te escribe o te dice por teléfono que gracias a Radio Sol ha superado una depresión o un mal momento y te da las gracias por  la alegría que brota de la 99.8 FM, tengo la sensación de que todo este trabajo vale la pena.

Radio Sol es más que una radio. Organizan conciertos solidarios, eventos… 

Sentimos la obligación de devolverle a la sociedad parte de lo que nos ha dado. En ese sentido, organizamos un montón de conciertos y todos con una finalidad solidaria. Nuestras tradicionales Galas de Zarzuela de Año Nuevo en el Auditorio Nacional (llevan ya 18 ediciones) han servido para recaudar muchos miles de euros para el padre Ángel, Cáritas, Cruz Roja y muchas otras asociaciones que trabajan con niños. 

Al igual que nuestros conciertos familiares con el programa Diverclub… Varias veces al año nos gusta juntar a dos mil personas en el Parque de Atracciones (o mil en el Buero Vallejo de Alcorcón o en el Nuevo Apolo de Madrid) para que bailen y canten con sus grupos favoritos. Y siempre invitamos a varios centenares de niños tutelados por la Comunidad de Madrid que no tienen la oportunidad de acudir a este tipo de eventos. Esto es radio con mayúscula.

En Alcorcón es habitual también veros en distintos acontecimientos (fiestas, celebraciones, eventos AEPA, obras culturales…) 

Tenemos una conexión especial con Alcorcón. Siempre nos hemos sentido muy queridos y además nos han dado muchas facilidades desde la Concejalía de Cultura para organizar eventos de todo tipo. Nos han invitado a participar en verbenas de las fiestas de septiembre. Víctor es casi el locutor oficial porque presenta el pregón, la cabalgata de Reyes, las conferencias de empresarios, la pasarela del paseo comercial Porto Cristo… ¡Cualquier día se compra un pisito en la calle Mayor!

Para terminar Juanma, ¿alguna anécdota o momento más especial que recuerdes de estos 16 años haciendo radio en Radio Sol?

Cientos. Recuerdo una vez que estábamos felicitando a un niño con parálisis cerebral. Puse en mis palabras todo el cariño del que fui capaz, porque su madre me dijo que no hablaba pero que ella sabía que podía sentir. Me despedí dedicándole una canción al muchacho y al rato me llamó su madre llorando y me contó que jamás había ocurrido antes pero que, mientras le estábamos dedicando esa canción y esas palabras a través de la radio, una lágrima se deslizó por su mejilla. Para ella fue un momento único e inolvidable. Y, por supuesto, para mí también.