Mascotas

¿Un animal de regalo?

Ya tenemos encima las fiestas navideñas y, otra vez, los animales son una de las peticiones más frecuentes como regalo. Nosotros siempre hemos pensado que los animales no deben regalarse. Y si así se hace, que sea con conocimiento de causa y estudiando muy bien pros y contras, y las opciones posibles.

 

Adquirir una mascota es el último peldaño de una escalera en la que debemos haber meditado mucho. Lo primero es preguntarnos si realmente queremos hacernos cargo de un animal. Hay que tener en cuenta que la responsabilidad de ser propietarios de una mascota (da igual perro, gato, conejo, tortuga, o lo que sea) va mucho más allá de alimentarla y pasearla. Debemos satisfacer sus necesidades vitales y atender sus problemas.

Hay que preguntarse también si realmente puedo asumir los gastos que conlleva un animal (alimentación, vacunas, desparasitaciones, peluquería…) y, más aún, los gastos no previsibles (¿qué pasa si se rompe una pata o se come un juguete?). Hay que tener en cuenta que un animal nos acompañará durante muchos años. ¿Cómo vamos a organizar nuestras vacaciones y viajes? ¿Lo vamos a sacar a pasear aún lloviendo a cántaros? ¿Podrá estar gran parte del día solo en casa?

¿Adoptar o comprar?

Si, después de meditarlo bien, seguimos queriendo poner un animal en nuestra vida, debemos decidir si queremos adoptar o comprar. Si nos decantamos por la compra, aconsejamos antes preguntar a un veterinario. Él te podrá orientar sobre razas y sus diferentes caracteres. Pensemos, por ejemplo, que un perro con mucha energía y altas necesidades de ejercicio no suele ser la mejor opción para gente sedentaria. Y es que no existen buenas y malas razas; existen elecciones de raza equivocadas.

La adopción, por otro lado, supone dar una oportunidad a un animal que no ha tenido suerte en la vida. Es una experiencia tremendamente gratificante. Hay tantos animales esperando una oportunidad que es casi imposible que no encontremos uno que se adapte a nuestras necesidades. Suelen ser animales eternamente agradecidos y que sienten auténtica devoción por su nueva familia. Si nos pedís nuestra opinión, somos totalmente partidarios de la adopción. De hecho, todos los animales del personal de la clínica son adoptados… Y llegado el momento, volveremos a hacerlo.

Queremos desear a todos los vecinos de Boadilla unas muy felices fiestas de Navidad y un próspero Año Nuevo.