Salvado de un ahogamiento en un restaurante

Un cliente del restaurante Piratas, en el polígono Urtinsa de Alcorcón, sale sin consecuencias de un atragantamiento tras ser asistido con la maniobra de Heimlich por agentes de la Policía Municipal.

Salvado de un ahogamiento en un restaurante.
El conocido restaurante Piratas, en el polígono Urtinsa de Alcorcón.

Un vecino de Alcorcón que comía en un restaurante sufrió ayer un ahogamiento que, afortunadamente, terminó sin consecuencias gracias a la a la rapidez de los empleados del local y a la actuación de los agentes de la Policía Municipal.

Ocurrió sobre las 14.30 horas en el restaurante Piratas, en el polígono Urtinsa, cuando un hombre de 57 años, que estaba comiendo con su familia, se asfixió con un trozo de comida. Inmediatamente, los empleados llamaron al 112 y, casi al instante, dos vehículos patrulla de la Policía Municipal acudieron al comedor del establecimiento.

El hombre ya estaba siendo atendido por uno de sus familiares y uno de los agentes tomó entonces el relevo y le realizó la maniobra de Heimlich o compresión abdominal hasta que el trozo de comida que obstruía su vía respiratoria se liberó, evitando consecuencias mayores.

Después, le sacaron a la calle para facilitar la entrada de aire fresco en sus pulmones y allí fue atendido por parte de sanitarios del Summa 112. Afortunadamente, todo quedó en un susto sin consecuencias.

Accidentes mortales

La maniobra de Heimlich es un protocolo altamente eficaz en caso de atragantamiento. Mediante cinco compresiones en forma ascendente en la boca del estómago, y después de animar a toser a la víctima, es posible devolverle a la normalidad. La maniobra no solo se puede realizar a adultos, sino también a niños y bebés.

El atragantamiento causa en España más de 2.000 muertes al año, según una información del Ayuntamiento de Alcorcón. La mayoría de los accidentes se producen en el hogar, aunque también con relativa frecuencia en el entorno laboral o en centros de ocio.