Los partidos de la oposición impiden amortizar 48 millones de deuda

Los partidos de la oposición (PSOE, Ganar Alcorcón, IU y Ciudadanos) impidieron ayer que el pleno de la corporación aprobara una amortización anticipada de deuda de 48 millones de euros que hubiera permitido ahorrar a la ciudad 3,7 millones en intereses.

Ana Gómez, cabeza de lista a las municipales del PP de Alcorcón, junto a Antonio Beteta y Javier Rodríguez Luengo, integrantes ambos de su candidatura.

La candidata a la alcaldía por el PP y actual tercera teniente de alcalde del ayuntamiento, Ana Gómez, ha criticado esta mañana ante los medios esta decisión de los partidos de la oposición en el consistorio, que ayer votaron en contra (PSOE, Ganar Alcorcón y IU) o se abstuvieron (Ciudadanos), de no apoyar la amortización anticipada de 48 millones de euros de la deuda municipal.

Una amortización que el equipo de gobierno llevó al pleno con el visto bueno de la intervención municipal y con la que pretendía dos objetivos. Uno: ahorrar 3,7 millones de euros en intereses de aquí a finales de año. Y dos: situar la deuda municipal por debajo del 110% del presupuesto municipal. Y es que solo, la ley permite al consistorio rebajar los impuestos y precios públicos.

Según ha explicado la candidata a alcaldesa, Ana Gómez, que ha comparecido acompañada del número 4 de la lista con la que se presenta a la alcaldía, Antonio Beteta, y del concejal de Hacienda y número nueve de la lista, Javier Rodriguez Luengo, “estamos ante una grave irresponsabilidad que perjudica a los vecinos de Alcorcón, no sabemos si por ignorancia o por maldad, pero los perjudicados son los vecinos de Alcorcón a los que no se les va a poder bajar impuestos, además de los beneficios para Alcorcón que hubieran supuesto poder contar con 3,7 millones de euros para destinar a fines sociales y mejora de la ciudad”.

"Es un sinsentido", señalaba Antonio Beteta. "No se pueden bajar los impuestos en el municipio, mejorar las ayudas...

"Es un sinsentido", señalaba Antonio Beteta. "No se pueden bajar los impuestos en el municipio, mejorar las ayudas... No haber hecho esta amortización acelerada pensando que se deja sin dinero a la corporación que salga de las úrnas el próximo 26 de mayo es un error porque no es así", explicaba. Lo cierto es que el municipio, con una deuda de 218 millones de euros (de los 612 que tenía en 2011 cuando el PP llegó a la alcaldía), está obligado por ley a destinar su remanente de tesorería a amortizar la deuda al final de cada ejercicio sí o sí. No hay otra opción.

El actual equipo de gobierno decidió hacerlo anticipadamente ahora con el objetivo de ahorrar a la ciudad los 3,7 millones de euros de intereses mencionados y tener margen para poder bajar impuestos. Algo que ya no será posible después de que la oposición no apoyara la medida en el pleno de ayer.

Antonio Beteta ha denunciado las consecuencias políticas y jurídicas de esta decisión. "Existe una responsabilidad contable al menos en los concejales que votaron en contra". Desde el PP estudian incluso denunciarlos judicialmente por ese "perjuicio patrimonial para el Ayuntamiento y para los vecinos de 3,7 millones de euros, que se habrían ahorrado en intereses de deuda".

Así, explicaba que “el ayuntamiento está sujeto a un plan de ajuste muy duro motivado por la situación de quiebra provocada por una deuda de 612 millones que dejó el PSOE. A pesar de que la gestión del PP ha permitido llevar a cabo una drástica reducción de la deuda, de haberse conseguido un remanente de tesorería positivo y de estar pagando a proveedores por debajo de los 30 días, aún quedaba por cumplir un requisito, el que la deuda esté por debajo del 110% del presupuesto”. Algo que pensaban conseguir llevando a cabo la amortización anticipada de la deuda gracias al remanente positivo de 48 millones de euros del ejercicio 2018.