La rapidez de dos agentes salva a un bebé

Agentes de la Policía Municipal de Alcorcón atienden de urgencia a un niño de 20 meses que había sufrido un desmayo a causa de las altas temperaturas.

La rapidez de dos agentes salva a un bebé.
Vehículos y agentes de la Policía Municipal de Alcorcón.

Dos agentes de la Policía Municipal de Alcorcón atendieron de urgencia en la tarde de ayer a un pequeño de 20 meses, que había perdido el conocimiento en la avenida de las Retamas a causa de las altas temperaturas, según informa el Ayuntamiento.

Todo sucedió cuando los padres paseaban con el niño por la avenida. En un momento dado se dieron cuenta de que el bebé presentaba un tono de piel amoratada y que tenía dificultades al respirar. Avisaron al 112, que envió un medio sanitario lo más rápidamente posible. Sin embargo, la UVI encontró dificultades de tráfico en su trayecto, llegando antes al lugar varias patrullas de la Policía Municipal de Alcorcón, que fueron los primeros en atender al pequeño.

Los agentes comprobaron la posible gravedad de su estado y sin esperar a la llegada de la ambulancia se dispusieron a trasladar a toda velocidad al bebé en dirección al Hospital Universitario Fundación Alcorcón. A la altura de la intersección de la avenida de las Retamas con la calle Alfredo Nobel, el coche patrulla se cruzó con la UVI enviada por el 112, que se hizo cargo de finalizar el traslado al centro hospitalario.

El niño está felizmente fuera de peligro y sigue hospitalizado en el mismo centro, donde se le están realizando pruebas para descartar cualquier tipo de problema añadido.

La inmediatez en el trabajo de los agentes de la Policía Municipal ya salvó el año pasado la vida de otro pequeño que fue localizado en el interior de un vehículo robado en el barrio madrileño de La Latina y que posteriormente fue abandonado con las ventanas cerradas en la zona de la estación de Cercanías de San José de Valderas.