Cultura

El escultor y asesor del MAVA, Javier Gómez, vuelve a mostrar su obras

El Museo de Escultura de Vidrio de Pedro Bernardo, pueblo natal de Javier Gómez, abre de nuevo sus puertas con una muestra de 30 obras del artista. En el Ayuntamiento y el MAVA pueden verse las cuatro piezas que pertenecen a la colección municipal.

 

Javier Gómez, uno de los principales exponentes de la escultura contemporánea en vidrio a nivel internacional, vuelve a ver como abre de nuevo las puertas, tras los meses de confinamiento, el Museo de Escultura de Vidrio que se encuentra en su pueblo natal, Pedro Bernardo, donde también tiene su estudio. Allí se recoge una muestra de 30 obras que el propio artista renueva periódicamente para ofrecer una variada muestra de su obra a los visitantes. 

Colección municipal

Las piezas escultóricas de Javier Gómez también se pueden ver en Alcorcón, en el Museo de Arte en Vidrio de Alcorcón-MAVA, del que fue impulsor y alma. Hoy este Museo, con más de veinte años de historia, se ha convertido en un referente nacional e internacional del arte contemporáneo en vidrio.

Nacido con la donación de la coleccionista japonesa Takako Sano, amiga de Gómez y referente en el arte del New Glass, ha sumado recientementre la donación de Sandro Pezzoli. Actualmente el MAVA cuenta con 242 piezas que parten de los años 70, aportando una visión actual, arriesgada, y moderna del arte contemporáneo con el vidrio como soporte.

Además, el MAVA alberga tres piezas de Javier Gómez, todas ellas pertenecientes a la etapa en la que trabajaba con el propio color del vidrio, el vidrio de color blanco. A la entrada del Museo, el público visitante es recibido por una de sus piezas mas espectaculares: Horizonte, del año 1998. A ella se suman Ardor, del año 1995 y Espacio Exterior, de 1997, que también pueden verse en el MAVA.

Y en la Casa Consistorial se encuentra una de sus piezas más matéricas, Volcánico, del año 2007, realizada a partir de una técnica en la que las cristalizaciones se realizaron con ácido, ubicada en una de las salas donde se celebran actos públicos. Volcánico surgió con motivo de la celebración del décimo aniversario del MAVA, llegó al Ayuntamiento como donación del artista y en ella conviven zonas de gran transparencia de la pieza, con otras de mayor erosión que recuerdan la acción del fuego o de la lava.

El color llegó a la obra de Gómez poco antes del nuevo siglo y, desde entonces, colores decididos o tenues conforman su especial paleta en vidrio, que propone el diálogo con diferentes texturas en su pasión por lograr que la emoción esté siempre contenida en el volumen y tono de sus obras. Hoy, con más de mil obras nacidas en su estudio, puede afirmarse que la riqueza productiva se ha mantenido como una constante a lo largo de toda su carrera artística como escultor.

Las cuatro piezas señaladas de Javier Gómez forman parte de la Colección municipal, que cuenta con un total de casi 200 piezas de pintura, escultura y fotografía, además de las que forman el MAVA.