Gorka Otxoa: “Todavía nos da miedo lo diferente”

Gorka Otxoa (40) es un actor, conocido por todos, enamorado de su tierra, Donostia. Últimamente le hemos visto en series como Allí Abajo, Velvet, Águila Roja y Hospital Vallenorte. Estuvo en Alcorcón con su último trabajo, Juntos, una obra de teatro en la que se aborda el tema de la normalidad de la mano de Miguel, su personaje, un joven con discapacidad intelectual.

Gorka Otxoa: “Todavía nos da miedo lo diferente”
El actor vasco está de gira con la obra 'Juntos', una tragicomedia donde se aborda el tema de qué es normal y qué no para la sociedad.

Aunque adora su tierra natal, “mi Donosti” como la llama él, su carrera como actor trajo a Gorka Otxoa a Madrid hace ya 11 años. 

Licenciado en Psicología, empezó muy joven a formarse en interpretación. “Iba a clases de psicología por la mañana y por la tarde a la escuela de teatro. En esa época, también me dieron un papel en una serie diaria en el País Vasco y, desde ese momento, no he parado de trabajar. Me siento muy afortunado”, explica. 

La película Pagafantas (2009) fue, sin duda, la que le catapultó a la escena nacional. Después le hemos visto, entre otras cintas, en Los miércoles no existen, Lobos de Arga... Y más recientemente en Fe de etarras, original de Netflix. También ha formado parte de series muy populares como Allí Abajo, Velvet, Águila Roja y Hospital Vallenorte. Y en el teatro no ha sido menos, subiéndose a las tablas con Bajo terapia, La Ratonera y Juntos, obra que representó en Alcorcón el mes pasado.

La obra

Kiti Mánver, Melanie Olivares e Inés Sánchez son sus compañeras de reparto. “Compartir escenario con estas tres mujeres es maravilloso... ¡La energía femenina es maravillosa! Había trabajado ya con Kiti y con Melanie, y juntarnos otra vez ha sido una gozada. A Inés no la conocía, pero ha sido un descubrimiento como actriz y como persona. Los cuatro nos llevamos muy bien dentro y fuera del escenario. Estamos disfrutando muchísimo”, cuenta feliz.  

La representación está teniendo un gran éxito de público, de hecho tienen funciones hasta mayo de 2020. En palabras de Gorka,  Juntos es una tragicomedia, tiene momentos duros y otros muy divertidos. La obra habla de una familia, en la que uno de los hijos (Miguel, su personaje) tiene discapacidad mental, aunque a mi no me gusta llamarlo así, porque todos tenemos capacidades y discapacidades”, afirma.

"No me gusta hablar de discapacidad mental, todos tenemos capacidades y discapacidades"

“A veces los que son ‘capacitados y normales’ tienen muchos más problemas psicológicos, de comunicación, emocionales, de relación, de ser sinceros… En la obra se ve que el más transparente y más auténtico es mi personaje. Es un viaje emocional en el que el público se ríe mucho, pero también se emociona, se pega sus lloreras (a veces se oye desde el escenario). Es muy tierna, la gente sale con muy buenas sensaciones”, comenta. 

Cuando se le pregunta si lo diferente nos sigue dando miedo, Gorka lo tiene claro, “va cambiando pero sí, todavía nos da miedo lo diferente. En cuanto algo se sale de lo normal, tendemos a asustarnos, a marginarlo, a verlo con ojos raros, y, sin embargo, los ‘aparentemente normales’, tienen mil problemas y de normales tienen poco”.

El actor nos cuenta que antes de subir al escenario no tiene ningún ritual ni ninguna manía en especial. “Nos damos un abrazo los cuatro y salimos con muchas ganas, con un puntito de nerviosismo (aunque con los años se va reduciendo, pero nunca desaparece), pero siempre con ganas de salir y de disfrutar. Yo me lo paso bomba. Esta obra es un regalazo”.

Entre bolo y bolo, lo que más le gusta hacer es viajar y comer. “Mi gran hobby es viajar y aprovecho también para probar otros tipos de comida cuando voy a un sitio nuevo”. Su último destino ha sido Marrakech. Y siempre que puede se escapa a ‘su Donosti’ del alma para disfrutar del mar que tanto echa de menos