Medio ambiente

En marcha el plan de prevención de incendios

Con la llegada del calor, se ha puesto en marcha en Alcorcón el Plan de Prevención de Incendios Forestales que protegerá especialmente las zonas verdes, como mínimo, hasta el próximo 15 de septiembre.

 

El Plan de Prevención de Incendios Forestales está en marcha, en su categoría más alta, desde el pasado 15 de junio y se prolongará hasta el 15 de septiembre, ambos inclusive. No obstante, podría ampliarse según las circunstancias meteorológicas. El programa está incluido dentro del Plan de Emergencias Municipales de Alcorcón (Pemualcor), en el que también trabajan Policía Municipal y Protección Civil.

El dispositivo de prevención de incendios forestales supone la adecuación de las zonas con mayor masa arbórea, como por ejemplo el parque de Las Presillas en el que se ha presentado hoy oficialmente. El personal de la concejalía de Parques y Jardines se ha ocupado de realizar un meticuloso desbroce para reducir al máximo los riesgos y la intensidad en caso de que se produzca un fuego en la zona.

La vigilancia se extremará en los casos en los que exista mayor peligro, causado por descargas eléctricas motivadas por tormentas o debido a celebraciones como San Juan o las fiestas patronales. En estos casos, se pondrán en marcha planes específicos que incluyen perímetros de seguridad que eviten riesgos a los asistentes a los eventos y la colaboración de servicios de extinción de incendios de municipios vecinos y de la Comunidad de Madrid si es necesario reforzar el operativo.

Coordinación de cuerpos

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, que ha asistido a la presentación junto a la tercera teniente de alcalde y concejal de Seguridad, Ana Gómez; el jefe Bomberos de Alcorcón, Antonio Marchesi; y el suboficial del cuerpo, Raúl Esteban, ha querido resaltar que "el cuerpo de Bomberos planifica de manera meticulosa la temporada estival a todos los niveles. Hoy es el punto de partida a todo el trabajo de campo que implica la vigilancia por parte de los agentes de la Unidad de Medio Ambiente de Policía Municipal, y el control de pastos y zonas verdes de la localidad de la mano de la concejalía de Parques y Jardines. Ellos son los responsables de adecuar las zonas de mayor riesgo con el objetivo de que ninguna sea pasto del fuego".

Este plan, ha añadido el regidor, "está ya lo suficientemente contrastado" y cuenta con la participación todos los servicios de emergencias de la ciudad, como Policía Municipal y Protección Civil.

El regidor ha explicado que el objetivo es que gracias a las sinergias entre todos los cuerpos, se actúe de manera ordenada y facilitando la labor de todos los efectivos a la hora de evitar un incendio. "Nuestra ciudad cuenta con su propio protocolo ante incendios forestales desde 2011", ha recordado Pérez.