El Ayuntamiento y la ONCE suman fuerzas

El Consistorio y la ONCE firman un protocolo para garantizar la atención a las personas con discapacidad en Alcorcón.

El Ayuntamiento y la ONCE suman fuerzas.
Los participantes en la firma del acuerdo entre el Ayuntamiento de Alcorcón y la ONCE.

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, y el delegado territorial de la ONCE en Madrid, Luis Natalio Royo, han suscrito un Protocolo General de Actuación para la promoción y difusión de proyectos de atención a las personas con discapacidad de la ciudad. El principal objetivo del acuerdo es tratar de regular entre ambas instituciones la colaboración para la atención a personas con discapacidad visual en diversas materias, así como analizar las necesidades relacionadas y fomentar programas y proyectos considerados de interés común.

Entre las materias a abordar, la inserción laboral ocupa un lugar destacado. También la inclusión educativa, de manera que ambas instituciones tratarán de desarrollar iniciativas para detectar en las escuelas al alumnado que presente problemas visuales graves y poner a su alcance los medios de apoyo adecuados; facilitar el acceso a escuelas infantiles y al apoyo educativo de rehabilitación y de inclusión; y realizar acciones de sensibilización en los centros educativos.

También se tratará de garantizar el acceso de las personas con discapacidad visual a los servicios y prestaciones sociales públicos, difundiéndolos desde ambas entidades; informando y orientando sobre requisitos y gestiones; apoyando en la tramitación de solicitudes y evaluando el ajuste entre los servicios y las prestaciones concedidas, según las necesidades de cada persona.

Accesibilidad

El protocolo recoge el compromiso de ambas instituciones para estudiar las necesidades reales de acceso, uso y disfrute de todos los bienes y servicios y llevar a cabo las actuaciones convenientes para que Alcorcón sea un municipio más accesible para todos.

El fomento de la cultura y el deporte también está contemplado, de manera que se articularán los recursos y medios necesarios que permitan el acceso a la información y la oferta cultural; potencien el uso de los servicios culturales (museos, monumentos, teatros, etcétera); propicien la utilización de la red de centros cívicos y sus programas, y fomenten la práctica deportiva.

El protocolo establece también la colaboración para hacer efectiva la igualdad de oportunidades y de no discriminación entre hombres y mujeres, promoviendo campañas informativas y de sensibilización, y asesorando a los grupos de trabajo u órganos de igualdad que se puedan crear.

Por último, el documento recoge la coordinación de actuaciones que potencien el voluntariado en las áreas de interés social como el acompañamiento, acceso a la información, deportivo, cultural y recreativo, y de experiencia profesional.