Economía

El Ayuntamiento reduce su deuda de 291 a 164 millones de euros

Alcorcón ha rebajado el endeudamiento del 161% al 106%, lo que permitirá impulsar inversiones financieramente sostenibles y asumir competencias hasta ahora vedadas.

 

Tras quince meses de gobierno, el Ayuntamiento de Alcorcon ha logrado reducir la deuda de 291 a 164 millones de euros, lo que sitúa esta cifra por debajo del 110% sobre ingresos corrientes, una de las principales reglas fiscales que se exige a los Ayuntamientos.

“Cuando iniciamos la legislatura en 2019 la deuda era de 291 millones de euros y hoy es de 164 millones de euros. Esto significa que Alcorcón reduce la deuda del 161’32% al 106’47%, por debajo del 110% sobre ingresos corrientes”, ha explicado la alcaldesa, Natalia de Andrés,​​​.

De Andrés ha recordado que “las leyes aprobadas por el Gobierno de Rajoy desvistieron de competencias a los Ayuntamientos y les forzaron a cumplir una serie de reglas fiscales, algunas sumamente injustas, como la regla de gasto”, tras lo que ha añadido que “la anulación de la regla de gasto para este año y el compromiso de anular años sucesivos, nos va a facilitar de forma importante el trabajo”.

Cómo se ha conseguido

La alcaldesa ha destacado algunas de las operaciones que han permitido estas cifras como “la decisión de sacar a Emgiasa del ‘perímetro de consolidación’ de los datos del Ayuntamiento y la amortización anticipada y extraordinaria de deuda de 55 millones de euros aprobada hace meses”. “Todo ello, junto con la reciente cancelación anticipada de una aportación de crédito por valor de 10 millones de euros, permitirán a este Gobierno municipal empezar a asumir cuestiones que le estaban vedadas hasta el momento”, ha subrayado.

Qué se va a hacer ahora

La liquidación del presente ejercicio 2020 podrá transformarse en inversiones financieramente sostenibles para para la ciudad. Estas inversiones tienen una duración de dos años, no computan en la regla de gasto y se pueden utilizar para cuestiones tan necesarias para la ciudad como los planes de asfaltado, arreglo de barrios, accesos rodados, carriles bici, etc. 

“La reducción de esta cifra por debajo del 110% permitirá al Ayuntamiento contar con mayor libertad para aprobar inversiones financieramente sostenibles y asumir competencias que hasta ahora no podíamos desarrollar como en el área de empleo. Vamos a dedicar el superávit a la ciudad en lugar de dedicarlo exclusivamente al pago de bancos”, ha puntualizado.