Controversia en la sentencia por el atropello múltiple de las fiestas de 2013

El conductor que mató a una persona e hirió a 12 ha sido condenado a ocho años de cárcel por homicidio imprudente. El juez reprocha a la fiscalía que no pidiera homicidio doloso, que tiene penas mayores: de 10 a 15 años.

Polémica sentencia en el atropello múltiple de las fiestas de 2013.
El conductor condenado se saltó un 'stop' en una zona de botellón, protagonizando un atropello múltiple, con resultado de un muerto y 12 heridos.

Los vecinos de Alcorcón no podrán olvidar aquella madrugada del 7 de septiembre de 2013, en plenas fiestas patronales de la localidad, cuando la máxima de que la realidad supera en ocasiones a la ficción se cumplió de forma trágica.

Los hechos

Un conductor de 26 años de edad circulaba alrededor de las cinco de la madrugada por la calle Olímpico Fernández Ochoa, saltándose, a una velocidad excesiva, un stop en un cruce en el que varios cientos de jóvenes hacían botellón. Se llevó por delante a dos jóvenes que iban a cruzar la calle en ese momento.

Prosiguió su temeraria marcha y atropelló más adelante a un hombre de 30 años, que salió despedido contra el parabrisas, cayó al capó del coche y terminó en la calzada. El autor bajó de su automóvil, pero cuando vio que una multitud se dirigía hacia él recriminándole sus acciones, volvió a subir y se dio a la fuga, arrollando a varias personas más que se encontraban delante del vehículo. A dos de ellas, las arrastró varios metros en los bajos.

El conductor abandonó el coche cerca del lugar y denunció que se lo habían robado, intentando buscar su exculpación. Pero la Policía Municipal de Alcorcón no le creyó, y hora y media después le realizó la prueba de alcoholemia. El resultado puede parecer sorprendente: 0,20 miligramos de alcohol por litro de aire, no superando el límite legal de 0,25. No obstante, el autor de los hechos reconoció haber fumado hachís.

Sentencia

El balance final del terrible episodio: un hombre de 30 años muerto y 12 personas más heridas. Así las cosas, el juicio se celebró, tras más de cuatro años de instrucción, el pasado mes de diciembre

El titular del juzgado de lo penal número 4 de Móstoles ha considerado culpable a José Antonio Quintana Rojas de un delito de homicidio por imprudencia, cinco de lesiones y dos contra la seguridad vial. Y le condena a ocho años de prisión.

Una pena que podría haber sido mayor. El juez, en su sentencia, argumenta que si se le hubiera practicado antes el test de alcoholemia, la tasa hubiera sido más alta. Y considera que la instrucción del caso llevada por el juez de Alcorcón debería haber contemplado algún tipo de pericial para averiguar qué tasa tenía el conductor en el momento de los hechos.

Pero va más allá. El juez reprocha a fiscalía y acusaciones que no hayan pedido una condena por homicidio doloso, que tiene penas de prisión superiores: de entre 10 y 15 años. Como él no tiene potestad para cambiar esto, no puede incrementar la pena.