Controles de alcohol y drogas al volante

Policía Municipal está desarrollando esta semana una campaña de control de consumo de alcohol y drogas entre los conductores que transitan por Alcorcón.

Controles de alcohol y drogas al volante.
Policía Municipal de Alcorcón está desarrollando esta semana una campaña de control del consumo de alcohol y drogas entre los conductores que finalizará este domingo día 10.

Policía Municipal de Alcorcón está desarrollando esta semana una campaña de control del consumo de alcohol y drogas entre los conductores que finalizará este domingo día 10, en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT).

La vigilancia se realiza en distintas zonas de la ciudad, de manera aleatoria, y está destinada a conductores de toda clase de vehículos, motocicletas incluidas. La puesta en marcha de esta vigilancia coincide con la llegada del buen tiempo, cuando muchos conductores comienzan a ver reducida su jornada laboral y a trasladarse a una segunda residencia cercana a su lugar de trabajo.

Disponer de más tiempo libre o comer en restaurantes puede ser una de las causas por las que aumente la ingesta de alcohol. Esta situación es motivo para aumentar la vigilancia en la ciudad.

Las drogas también serán motivo de control por parte de los agentes de Policía Municipal. Los controles contarán con un narcotest, con el que se podrá detectar el consumo de sustancias estupefacientes de manera fácil y rápida.

La campaña tiene también la intención de concienciar a los conductores de los riesgos que supone ponerse a los mandos de un coche o moto tras haber ingerido alcohol o consumido sustancias estupefacientes. Por ese motivo, a los conductores que no den positivo en la vigilancia, se les recordará que es muy importante conducir de manera responsable, por su seguridad y la del resto de usuarios de la vía.

Consecuencias

Según datos proporcionados por el Observatorio Europeo para la Seguridad Vial, (ERSO), alrededor del 25% de las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol. En los casos en los que las drogas están presentes, las posibilidades de sufrir un accidente aumentan de manera importante puesto que se reduce la capacidad de reacción en caso de un imprevisto en la carretera. También se modifica de manera importante la percepción de los espacios.

Las sanciones en caso de dar positivo en un control de alcoholemia parten de los 500 euros y la disminución de entre cuatro y seis puntos, hasta la retirada completa del permiso de conducción y penas que pueden llegar a prisión.

En casos en los estén presentes las drogas, las multas parten de los 1.000 euros, siendo penales en todos los casos y suponen la retirada de seis puntos del carné de conducir, pudiendo enfrentarse también a penas de prisión.