Consejos para prevenir un ictus

Hoy se celebra el Día Mundial del Ictus y el Ayuntamiento de Alcorcón se ha sumado a esta jornada publicando una serie de recomendaciones sobre cómo prevenir su aparición.

Consejos para prevenir un ictus.
Hoy se celebra el Día Mundial del Ictus, al que se ha sumado el Ayuntamiento de Alcorcón.

El Ayuntamiento de Alcorcón, con motivo del Día Mundial del Ictus que se celebra hoy 29 de octubre, ha difundido una serie de recomendaciones con el objetivo de reducir su aparición con unos sencillos consejos de salud.

Y es que cada año casi 120.000 personas sufren un ictus en España; de ellas, la mitad padecen secuelas o fallecen; aunque en los últimos 20 años la mortalidad y discapacidad como consecuencia de un ictus han disminuido, se espera que en los próximos 25 años su incidencia se incremente un 27%, según datos de la Sociedad Española de Neurología.

Qué es un ictus

El ictus se produce por la obstrucción o rotura de una arteria o vena del cerebro, que ocasiona una falta de aporte sanguíneo a la región correspondiente. Los síntomas dependen de la región cerebral y generalmente son de comienzo brusco o repentino, como pueden ser la pérdida de sensibilidad o movimiento en alguna parte del cuerpo; la alteración del habla; la pérdida total o parcial de la visión; un dolor de cabeza intenso o persistente; y cierta inestabilidad o desequilibrio.

Un ictus puede aparecer por factores como la hipertensión arterial, diabetes, el colesterol elevado, obesidad, consumo de tabaco, sedentarismo o estrés. Tan importante es conocer los factores de riesgo, como los consejos para prevenir la enfermedad. Los expertos indican que controlando los síntomas se podría evitar hasta el 80% de los casos.

En caso de que se detecten los síntomas, se ha de llamar inmediatamente al 112, para que se ponga en marcha el llamado protocolo del ictus, que también está instaurado en el Hospital Universitario Fundación Alcorcón.

Consejos para prevenirlo

Mantener una dieta saludable: La dieta mediterránea es una buena opción para controlar la alimentación, ya que tiene un bajo contenido en ácidos grasos saturados; es rica en sustancias antioxidantes; y ayuda a disminuir la posibilidad de sufrir obesidad, colesterol malo y diabetes.

Hacer ejercicio regularmente: Practicar deporte de forma regular es una práctica saludable que ayuda a evitar la obesidad y la diabetes.

Prescindir del tabaco: Fumar eleva el riesgo de padecer un ictus, dado que la nicotina origina placas de colesterol en las arterias, obstruyendo las mismas.

Evitar el consumo de bebidas alcohólicas: El consumo excesivo de alcohol es perjudicial, ya que puede producir hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Revisar la tensión arterial frecuentemente: La hipertensión es el principal factor de riesgo de ictus.

Vigilar y tratar adecuadamente la diabetes: Es importante para prevenir el ictus realizar controles médicos de forma periódica, dado que los vasos sanguíneos se ven afectados por esta enfermedad.

Controlar las cardiopatías; en concreto, la fibrilación auricular: Las alteraciones en el ritmo cardiaco, como en el caso de las fibrilaciones auriculares, pueden producir hipertensión y trombo embolismos cardiacos.