Cómo protegerse del ozono en verano

El Ayuntamiento de Alcorcón pone en marcha la 'Campaña de Ozono' con recomendaciones ante posibles episodios de superación de los niveles de este gas debido a las altas temperaturas.

Cómo protegerse del ozono en verano.
Durante los episodios de alta concentración de ozono en la atmósfera se recomienda reducir el uso del vehículo privado.

El Ayuntamiento de Alcorcón ha puesto en marcha, hasta el 31 de septiembre, la Campaña de Ozono para informar a los ciudadanos, especialmente a la población de riesgo (niños, mayores, enfermos, personas que realicen actividades físicas prolongadas al aire libre, etcétera), sobre posibles episodios de superación de los niveles de este gas en la atmósfera debido a altas temperaturas.

Un servicio de alertas a través del móvil de la Comunidad de Madrid permite a los usuarios estar al día sobre estos episodios en tiempo real. Se puede activar enviando un mensaje de texto al teléfono 616 424 803, indicando ALTAOZONO, ALTA N02 o ALTASO2, seguido de su código postal y de su número de teléfono móvil.

A través de esta campaña informativa, el Consistorio da una serie de recomendaciones a seguir en esas situaciones e informa sobre las características y la problemática de la alta concentración de este gas en la atmósfera: puede provocar problemas respiratorios, reduciendo la capacidad pulmonar y llegando a alterar el sistema inmunológico, causando un empeoramiento del asma.

La recomendación fundamental es evitar que tanto las personas de riesgo como aquellos adultos que hagan ejercicio al aire libre, realicen actividades físicas en el exterior o permanezcan un largo periodo durante estos episodios de elevadas concentraciones, que normalmente se producen durante las horas centrales del día.

Además, para intentar reducir la incidencia de estos episodios, se recomiendan adoptar otras medidas individuales, tales como reducir el uso del vehículo privado a favor de otras formas de transporte más ecológico; utilizar medios de transporte públicos; evitar comportamientos en la conducción que impliquen un mayor gasto de combustible; llenar el depósito de su vehículo por la tarde o noche; realizar un correcto mantenimiento del vehículo; ahorrar energía apagando las luces cuando no se necesiten; disminuir el uso de productos de limpieza, pinturas y barnices que contengan disolventes; y depositar los envases y restos de disolventes en un punto limpio.