Campaña para la recogida de excrementos caninos

El Ayuntamiento de Alcorcón, a través del Concejalía de Medio Ambiente, ha puesto en marcha una campaña informativa de concienciación para que los dueños de los perros recojan los excrementos caninos de la vía pública.

 

Campaña informativa para que los dueños de los perros recojan los excrementos.
Campaña informativa para que los dueños de los perros recojan los excrementos.

Para ello, se han instalado carteles en los portales de las calles Los Robles, Mestizaje, José Saramago, Pablo Picasso, Víctimas del Terrorismo y Ocho de Marzo debido a que la zona que hay entre los bloques de estas viviendas que están situadas en el Ensanche Sur es una de las zonas más afectadas por la no recogida de estos excrementos de animales.

El objetivo es reducir las quejas vecinales que se están produciendo en estos momentos en estas zonas, según han señalado fuentes municipales de la Concejalía.

Además de los carteles informativos, el Consistorio ha publicado una carta donde explica a los vecinos las obligaciones que tienen que cumplir cuando pasean a sus mascotas por la vía pública, en materia de residuos.

En la carta se informa que existe una Ordenanza Municipal Reguladora de la Gestión de Residuos Domésticos, Limpieza Viaria y de Edificaciones que, establece en su artículo 57, que las personas que conduzcan perros u otros animales, además de llevarlos atados y cumplir con los demás requisitos previstos por la vigente legislación, procurará que sus mascotas realicen sus defecaciones y orines en las áreas caninas que están preparadas para ello, para evitar así que las realicen en otros lugares de los espacios públicos, y sobre todo en las zonas infantiles y de tránsito de viandantes.

Además, en cuanto a la recogida de los excrementos, con independencia del lugar donde el animal haya realizado sus defecaciones, las personas que los acompañen deberán proceder siempre y obligatoriamente a la recogida del excremento, aunque se haya producido en los alcorques, calzada, en una zona terriza, zona verde o incluso en la áreas caninas, para de esta forma, y siempre con la colaboración de todos, se pueda mantener los espacios públicos limpios.

El incumplimiento de esta obligación está considerada una infracción leve, por lo que el Ayuntamiento puede poner un sanción de hasta 750 euros, previo inicio del correspondiente expediente sancionador.

Los excrementos caninos depositados en los espacios públicos constituyen hoy en día un grave problema de salubridad pública, con un peligro potencial de contagio de enfermedades, especialmente para los más pequeños. Además, representan un riesgo importante para la integridad física de los ciudadanos, pudiendo ocasionar caídas y deslizamientos, dificultan la calidad en la prestación de los servicios de limpieza municipales y deterioran la imagen visual de la ciudad.

 “Desde la Concejalía de Medio Ambiente destacan que la limpieza es,principalmente, una labor municipal, pero también es necesaria la colaboración ciudadana, ya que el resultado del esfuerzo por mantener limpia la vía pública permite conseguir los objetivos de calidad esperados tanto por parte de los vecinos como por parte de la administración”, recalcaron fuentes municipales.

Y es que, con un pequeño gesto de recoger el excremento de su perro, se puede conseguir un gran beneficio para todos. La limpieza es un asunto que preocupa y afecta a todos los ciudadanos, por lo que, con esta campaña informativa, el Ayuntamiento quiere responsabilizar y concienciar a los vecinos de que sean responsables de recoger los excrementos de sus mascotas.