Reportaje

Bomberos de Alcorcón: cuidando a los vecinos las 24 horas

Nos colamos en el Centro Unificado de Seguridad (CUS), dentro de cuyas dependencias están los bomberos de Alcorcón. Nuestro parque de bomberos cuenta con la última tecnología para actuar ante un incendio, accidente o catástrofe. Pero también imparten formación en los colegios o empresas. Uno de sus integrantes, el bombero Antonio Novillos, 22 años en el cuerpo, nos cuenta cómo es su día a día.

 

El cuerpo de bomberos de Alcorcón se fundó en el año 1977. Mucho han cambiado las cosas desde esos años hasta la actualidad. “Antes estábamos en el centro del pueblo, en el casco antiguo, y era una estación que en los primeros años era buena. Pero fue creciendo, tanto en dotación de medios como de personal en el servicio, y se quedó pequeña. Allí también compartíamos edificio con Policía Municipal y no cabíamos”, nos cuenta Antonio Novillos, miembro del cuerpo desde hace 22 años.

Se trasladaron a las dependencias del Centro Unificado de Seguridad (el CUS, en la calle Alfredo Nobel) hace nueve años. El nuevo parque fue diseñado codo con codo entre los arquitectos y los bomberos, ya que tal y como dice Novillos, “nosotros sabemos mejor que nadie qué herramientas necesitamos para trabajar o qué distribución es más rápida ante un aviso. Tenemos una instalación muy moderna, con un buen campo de maniobra y una torre que, al estar diseñada por nosotros, nos da mucho juego”, nos explica.

Quizás lo que más llama la atención al entrar a las dependencias es esa majestuosa torre donde diariamente realizan sus prácticas para mantenerse engrasados. “Es muy versátil. Podemos practicar tanto rescate vertical, como instalaciones con manguera hasta la última planta, simulando un incendio en vivienda. Tiene también un pozo para hacer simulaciones de rescates en espacios confinados; y además está equipada con una pequeña sala de divulgación donde hacemos formaciones para grupos”, nos relata.

El cuerpo lo forman 72 bomberos. Todos hombres, salvo Sara. “En la comunidad de Madrid hay pocas bomberas. Somos el único municipio de la zona sur que tiene una, y además es una máquina”, afirma orgulloso Antonio. Y es que su compañera, además de buena profesional, es todo una deportista: es campeona de España de duatlón y subcampeona de triatlón.

Equipamiento

Dentro de las cocheras encontramos cuatro autobombas. Dos ligeras, que se desenvuelven muy bien por el casco antiguo y son perfectas para los accesos complicados. La tercera es una bomba urbana pesada. Y, por último, una bomba rural pesada, que se usa tanto como nodriza (para abastecer a las pequeñas), como para incendios forestales.

Como vehículos especiales de rescate tienen un vehículo de servicios variados, la pala quitanieves y dos camiones auto escalera. “El último que acabamos de adquirir es una maravilla, posee lo último en tecnología y nos facilita mucho nuestro trabajo. Parece una nave espacial”, comenta entusiasmado el jefe de bomberos.

Más que apagar fuegos

Los bomberos no solo apagan fuegos. “Tenemos multitud de intervenciones diferentes. La gente se piensa que sólo apagamos fuego y la verdad es que es lo que menos hacemos”, nos adelanta Novillos.
Últimamente reciben muchos avisos de apertura de puerta para personas mayores que piden auxilio desde sus casas. Personas que generalmente viven solas y ante una caída o cualquier otro incidente que les impide moverse, piden auxilio hasta que un vecino les escucha.“El otro día tuvimos que ir a rescatar a una mujer que llevaba tres días en el suelo. Por casos así, dentro de los entrenamientos incluimos técnicas casi de ladrones para abrir cerraduras de la manera más rápida y eficaz. Semanalmente tenemos al menos tres intervenciones de este tipo”, cuenta.

Con la llegada del buen tiempo, llegan también los avisos por incendios de vegetación y por himenópteros (abejas y avispas). “Las abejas son una especie protegida. Cuando la reina decide montar otro enjambre, nosotros nos acercamos a recogerlo con nuestros trajes de apicultor y las traemos aquí hasta que venga un profesional a hacerse cargo”, nos explica el jefe de bomberos.
También el tipo de aviso depende mucho de la estación. El invierno, por ejemplo, trae más emergencias de incendios domésticos. “Últimamente estamos teniendo muchos incendios de cocinas. Empieza a arder la sartén. Y si el filtro de la campana no está muy limpio, es más fácil que se propague por todo el mobiliario. Por ello recomendamos que los filtros se limpien semanalmente”, aconseja Antonio.
Ellos siempre están listos mañana, tarde y noche, todos los días del año. La alarma puede sonar en cualquier momento. De hecho, la llegada de un aviso de incendio en una vivienda pone el punto y final a esta entrevista. En menos de dos minutos, Antonio y su equipo ya estaban en camino, dispuestos a apagar el fuego.

INSTALACIONES

Además de la torre exterior, completamente equipada para todo tipo de maniobrar, en la base cuentan con un completo gimnasio (con máquinas de musculación, zona de crossfit, tatami y rocódromo hasta el techo) para mantenerse siempre en forma. Cuando las condiciones atmosféricas no permiten hacer maniobras en el exterior, tienen dentro del gimnasio otra escalera hasta el techo y el rocódromo para practicar distintas técnicas de rescate.

NUEVOS TRAJES

A finales del mes de abril, el Ayuntamiento entregó a los bomberos  nuevos trajes con la última tecnología. Son el único servicio de la comunidad de Madrid que tiene equipación con este material (llamado PBI), más ligero que el empleado en los trajes anteriores y con mayor aislamiento de cara al fuego. También incorporan novedades para garantizar su seguridad.

CUANDO HAY UN AVISO

Cada vez que hay una emergencia o primera salida (personas en peligro), siempre sale la bomba urbana ligera. Tiene capacidad para seis bomberos. Al oír la señal de alarma y reconocer el aviso, todos acuden rápidamente al panel de control y después a las cocheras. Se colocan sus trajes reglamentarios y salen corriendo en este primer vehículo. El emisorista va recabando la información mientras se preparan y les da todos los datos necesarios para actuar, así como los vehículos que salen y la dirección.