Más que un artista en ciernes

Elías Peña es un joven artista alcorconero que, a sus 24 años, ya comienza a sembrar sus frutos en el mundo de la pintura. El pasado mes de abril ganó el premio internacional arte laguna en el apartado de pintura, un prestigioso concurso cuya finalidad es promocionar el arte contemporáneo. Además del premio económico, también se ha llevado la satisfacción de ver expuesta su obra En la misma Venecia.

Elías Peña Salvador.
Elías Peña Salvador.

¿Cuándo empezaste a pintar? 
Haciendo grafitis cuando tenía 12 años. A partir de ahí descubrí el dibujo y mis padres me apuntaron a una academia de pintura más tradicional. Ahí estuve desde los 14 hasta los 18 años. Pero la decisión de estudiar Bellas Artes fue casi en el último momento. Hice Bachillerato de Ciencias, pero al final vi que lo que realmente me gustaba era pintar.

¿Y tu primera exposición? 
En 2013, en Espacio Bob, un estudio que hay en Madrid. Una exposición individual a la que llevé 13 cuadros.

¿Cómo decidiste presentarte al Premio Laguna? 
Lo descubrí hace cuatro años, después de la exposición que hice en Espacio Bob. Me presenté, llegué a la final y no tenía decidido ir a Venecia porque en ese momento era complicado. Justo este año decidí intentarlo otra vez, después de dos años sin hacerlo. Y al final me he llevado una enorme sorpresa.

¿Qué ha supuesto ganar este premio?
A raíz del premio me ofrecieron exponer en la Bienal de Florencia. También mucha gente se ha puesto en contacto conmigo. Pero, sobre todo, es una gran satisfacción haber sido galardonado con este premio en una competición internacional y que mi cuadro se haya expuesto en una de las cunas del arte como es Venecia.

¿Piensas exponer en Alcorcón?
Pues seguramente sí. No es del todo seguro, pero quizás para finales de diciembre me dejen espacio para una exposición en el Teatro Buero Vallejo. Quiero hacerlo bien y trabajar en un par de obras que tengo en mente y presentarlas en Alcorcón, que es mi pueblo.

¿En qué te inspiras para tus obras?
La del premio se llama Argos y está basada en el perro de Odiseo. En el momento en el que Odiseo, rey de Ítaca, vuelve de Troya disfrazado después de 20 años para que no le reconozcan. El único que lo hace es su perro. Siempre estoy trabajando en muchos cuadros a la vez. Desde el trabajo o la observación suele surgir algo. No soy el tipo de artista que se pone a reflexionar y de pronto le viene la idea maestra.

Y ahora, ¿en qué estás?
Actualmente tengo un estudio con unos amigos en Puerta del Ángel, Espacio Proa. Somos tres amigos de la universidad, cada uno de una disciplina distinta. Queremos que sea una un espacio cultural abierto para exponer y que otra gente pueda usarlo. Paralelamente estoy estudiando un máster en la Universidad Rey Juan Carlos para poder impartir clases de arte en los colegios y compatibilizar así mis dos pasiones: el arte y la enseñanza.