Justo Zamarro, 'El fuego y la noche'

Nuestro vecino Justo Zamarro acaba de editar su primera novela bajo el título 'El fuego y la noche'. Este alcorconero de 37 años tuvo que dejar nuestro municipio hace años a causa de su trabajo (es profesor de Historia y Español como lengua extranjera en Viena), pero en su novela Alcorcón está más que presente.

El fuego y la noche.
‘El fuego y la noche’, una novela sobre las consecuencias de la crisis.

Aunque acaba de presentar su primera novela editada en la Casa del Libro de Tres Aguas, y lejos de lo que podría parecer, Justo no es un novato en el mundo de la escritura. Siempre le ha fascinado la lectura e hizo sus primeros pinitos con poemas y relatos cortos en la universidad. Conforme fue creciendo, su interés por la escritura fue aumentando. Sonriente y decidido nos cuenta que siempre le ha gustado leer y la escritura se le presentó como el paso siguiente, el desenlace lógico de tantas lecturas.

Pero ¿cuándo empezó a plantearse escribir una novela?

“A escribir más seriamente, empecé hace ocho años. El fuego y la noche es mi primera novela publicada, pero eso no significa que sea la primera escrita. El porqué de la escritura es una de las eternas preguntas de la historia de la literatura. En ella encontramos respuestas de todo tipo. Escribir es dejar un testimonio de algo y también una vía de comunicación con una inimaginable cantidad de lectores potenciales. La idea de entretener con una historia y de mostrar una perspectiva nueva de algo es siempre el desafío del escritor”, nos cuenta.

Con su novela El fuego y la noche ha intentado lograr ambos propósitos. Por un lado, entretener al lector con una robusta trama ambientada en el Madrid de la más reciente crisis; y, por otro, darle una interpretación nueva de sus consecuencias en el individuo de a pie. Todo ello mezclado con el atractivo mundo de los bares liberales y el Madrid más erótico como decorado principal. 

Cuando le preguntamos por la inspiración detrás de tal argumento, no responde con una cita de Stephen King: “La inspiración es un señor o una señora muy exigente”. Nos cuenta su propia visión, como la inspiración llega, se sienta contigo a mirar como haces el trabajo más solitario del mundo y se va sin decir nada. Así es todos los días, hasta que una vez te susurra una idea interesante. 

“En cuanto a El fuego y la noche, la idea surgió de una pregunta: ¿Cómo le afecta la crisis a quién no debería verse afectado por ella? Es decir, en qué medida alguien como mi personaje David Larós, con la vida resuelta en lo económico, se podía ver mermado por los acontecimientos externos. Esa fue un poco la pregunta que desencadenó la novela. El tema de los bares liberales viene después, como una de las posibles vías de escape del personaje”, nos aclara el escritor.  

Justo tuvo que abandonar Alcorcón por motivos laborales. Viajó por distintos países europeos hasta desembocar en Viena, donde reside actualmente. Pero nunca dejo de lado su ciudad natal, muy presente en su libro. “Alcorcón está siempre presente, igual que no se puede esconder el carácter a largo plazo. En los sueños se mezclan a menudo la luz naranja de las farolas de La Plaza del Peñón, los bares nocturnos de primera juventud en la antigua L… con las calles y plazas de la Viena más actual. Algunos lectores me han dicho que Alcorcón está muy presente en la novela, que está muy bien captado el espíritu de Madrid Sur”, añade.

Estaba claro que sus pasos le llevarían a la escritura ya que esta está muy ligada a su profesión como profesor de Historia y Español como lengua extranjera. “La docencia está naturalmente muy relacionada con el ámbito cultural, quizá por ello no me siento realmente tan lejos de mi actividad literaria. Sin embargo, siempre es complicado sacar horas para todo. Es una cuestión de actitud y de planificación. Soy de la idea que si quieres algo tienes que ir tras ello, los obstáculos son entonces algo a salvar, forman parte del camino que es, al fin y al cabo, el sentido de todo”, concluye solemnemente Justo, a lo que además añade: “Lo bueno que tiene es que siempre te está esperando, sólo necesitas un papel y un bolígrafo para empezar”.

Como en todo, los comienzos son difíciles y si a ello le sumamos la distancia pues esto se complica aún más. Pero nuestro escritor esta entusiasmado con el proceso, para el supone un primer paso real en el mundo editorial. “Al ser un autor nuevo, he tenido que formar parte muy activa del proceso de edición. Además, la novela está funcionando muy bien. El público parece reaccionar y disfrutar de la lectura de El fuego y la noche. Entonces la sensación de recompensa es mucho mayor”

Llega un momento en el que todo escritor novel se hace la misma pregunta ¿debería dedicarme profesionalmente a ello? A lo que justo responde: “Ya me dedico a la escritura. No por no poder vivir de ello significa que uno se dedique menos". 

Por otro lado, creo que nadie se dedica únicamente a la escritura. Aunque seas un superventas, siempre hay reportajes, entrevistas, promociones, encargos, conferencias y un largo etcétera que hacen de todo un conjunto de actividades rico y variado”.

Lo que esta claro es que Justo Zamarro va a dar mucho que hablar, después de la gran acogida que obtuvo el pasado 2 de junio en la presentación del libro en el local de la Casa del Libro en Tres Aguas (Alcorcón). Ya esta enfrascado en su siguiente trabajo. Una novela histórica a medio camino entre la Viena de la Segunda Guerra Mundial y la Europa actual. Desde aquí le damos nuestra mas sincera enhorabuena por su libro y un gran éxito en sus futuras publicaciones.