Susana y Javier: Los nativos digitales no existen

Susana y Javier (alias wicho) son los impulsores del libro Los nativos digitales no existen. La obra es una llamada de atención para que los padres conozcan los riesgos y también las puertas que puede abrir un buen conocimiento de internet. El mes pasado estuvieron presentando el manual en el colegio Alkor.

 

Susana Lluna y Wicho, dos de los artífices de esta obra colectiva, Los nativos digitales no existen.

¿Cómo surgió la idea del libro?
Susana Lluna:
Empezamos hace aproximadamente un año y medio. Wicho (Javier Pedreira) y yo nos conocimos en un evento. El tema era la relación entre los adolescentes y la tecnología y en la cena comenté que todos son nativos digitales. Él me oyó, se puso verde, y me dijo: “Los nativos digitales no existen”. Yo lo llevo defendiendo desde hace muchos años, pero entonces empezó a facilitarme una serie de enlaces para preparar esa charla. Estaba organizada por la Unidad de Conductas Adictivas, porque se había detectado que había muchos padres que estaban acudiendo con este problema en sus hijos. Ese fin de semana empecé a investigar y vi que había mucha información, pero muy disgregada y pensé “lo metemos todo en un paquete analógico y se lo hacemos llegar a los padres que creen que tienen en su casa a hijos con superpoderes digitales, cuando en realidad son unos patosos”. Al final esta fue la idea. Y empezamos a sumar al proyecto psicólogos, profesores, gente que trabaja con personas con diversidad funcional…

¿Cuáles son las claves del libro? ¿Cómo enfrentas a los niños realmente a la tecnología?
W:
Más que a los niños, este es un libro pensado para padres y educadores para darles un toque de atención y se den cuenta de que hay un problema. Los nativos digitales no existen, de ahí el título del libro. A los niños ha que acompañarlos en el aprendizaje del uso de las nuevas tecnologías. Del mismo modo que enseñas a tu hijo a caminar por la calle, fijarse en los semáforos, no hablar con desconocidos… ¿Por qué no lo hacemos con internet? No lo saben todo. Sacas a la mayoría de los chavales de Snapchat, Youtube, Instagram... y se pierden. Hay estudiantes universitarios de primero de carrera que no saben ni adjuntar un correo electrónico.
SL: Tus hijos no son superhéroes, son patosos...
W: ...y necesitan que les ayudes.

¿Vosotros en qué estáis especializados?
SL:
Yo trabajo asesorando a empresas en estrategia digital. Soy periodista y trabajé muchos años en la tele. Ahora me dedico al marketing digital. Wicho es el responsable de informática de los museos cieno Susana y Javier (alias wicho) son los impulsores del libro Los nativos digitales no existen. La obra es una llamada de atención para que los padres conozcan los riesgos y también las puertas que puede abrir un buen conocimiento de internet. El mes pasado estuvieron presentando el manual en el colegio Alkor.tíficos coruñeses y fundador de Microsiervos, un blog de referencia de tecnología e investigación desde 2003.

¿Habéis estado dando charlas en colegios?
SL:
Esta es la primera. Sí que es verdad que durante el primer mes ha habido mucho interés por parte de los medios y podríamos decir que estamos entrando ahora en una segunda fase, que son los coles. Tenemos peticiones en Córdoba, Málaga, A Coruña, para que vayamos hablando a los padres, que precisamente son nuestro objetivo, padres y profes.

¿El objetivo es educar?
SL:
Primero quitarles la idea de que son superhéroes, explicarles desde nuestro punto de vista dónde creemos que están las carencias fundamentales y luego las preguntas de ¿Cómo nos formamos?. Evidentemente, si miramos a Estados Unidos, llevamos 12 años de retraso, y me quedo corta. No pretendemos que los padres se hagan expertos digitales ni muchísimo menos. Simplemente concienciarles y despertarles.
JP: Hay que enseñarles el pensamiento crítico, que es algo que va mucho más allá del sistema educativo. El uso de internet hay que incluirlo en el sistema educativo y de casa tiene que venir impuesto de serie.

¿Desde los colegios debería haber una educación en la tecnología?
JP:
En los coles y desde casa.
SL: El otro día leí que teníamos un retraso generacional. Lo que hace falta es una renovación en general del sistema educativo y del profesorado. Sí que es verdad que en muchos coles se está introduciendo la tecnología. Ahora ponemos iPads para todo el mundo. Nadie lleva libros, lo pasamos todo a PDF, pero nadie está enseñando ni a los profes ni a los padres ni a los niños a utilizar la tecnología.

¿Qué es lo que falta?
SL:
Un trabajo previo tanto con los padres como con los profes. Formarlos en las competencias necesarias para que ellos puedan trasladarlas a los hijos y alumnos. En medios de comunicación, como el programa Salvados, pone más el foco en que la tecnología los hace adictos y que no saben hacer otra cosa… Nosotros dedicamos un capítulo del libro a desmontar el mito de la adicción a internet.

¿Entonces no existe la adicción a internet?
W:
No entendida como tal. El término adicción es un término que se utiliza muy a la ligera. Sí es cierto que puede haber usos abusivos del ordenador, de las consolas, de internet, que te pasas demasiado tiempo con ello. No es una adicción en el sentido de que una adicción. Para ser considerada como tal clínicamente, tienes que requerir cada vez más dosis de lo que sea, te crea una dependencia física, que esto con internet no pasa.

¿Qué proyecto tenéis para el futuro? 
W:
Por ahora, sobrevivir al lanzamiento del libro.
SL: Yo particularmente pensaba que publicar un libro era algo muy complicado y para nosotros ha sido un proceso muy sencillo, tanto de coordinación con los 17 autores de la obra como con todas las correcciones.

El libro salió a principios de año, pero ya es bastante conocido.
SL:
El libro salió el 24 de enero. En dos semanas llevábamos 70 menciones en prensa, que no son fáciles de conseguir. La Agencia EFE nos hizo una entrevista, que saltó a Latinoamérica y empezó a aparecer en Argentina, Colombia, Perú, Chile…

¿Están ya pensando en la gira latinoamericana?
SL:
De momento no está pensado, pero sí es verdad que hemos salido en todos los medios nacionales. Hay mucho interés. Ahora lo que nos gustaría es llenar un Palacio de los Deportes con padres.