Marqués de Valderas: "Para mi familia es un honor que se recuerde así a nuestros antepasados"

Fue su bisabuelo, José María Sanchíz y Quesada, un militar destinado en Cuatro Vientos casado con la marquesa de Valderas, quien construyó los Castillos de Valderas. Hipólito Sánchíz y Álvarez de Toledo ostenta hoy el título. Es el VI Marqués de Valderas. Este profesor universitario especializado en historia antigua y escritura cuneiforme, revive estos días (orgulloso) la historia de su familia en la muestra y representaciones que se están llevando a cabo en los Castillos con motivo de su centenario.

Hipólito Sanchíz y Álvarez de Toledo, VI Marqués de Valderas.
Hipólito Sanchíz y Álvarez de Toledo, VI Marqués de Valderas, frente a los castillos de su bisabuelo.

Gran parte del material gráfico e histórico que podemos ver en la muestra organiza con motivo del centenario de los Castillos ha sido facilitado por la familia del VI Marqués de Valderas, Hipólito Sanchíz y Álvarez de Toledo (48 años, tres hijos), y Grande de España. Es profesor de Historia Antigua de Oriente Próximo y de Prehistoria y Arte Prehistórico en el CEU y, esporádicamente, en el Instituto Bíblico Oriental. Vive en Madrid, pero se acerca a Alcorcón siempre que le reclaman.

Como historiador, habrá sentido curiosidad por conocerla de su familia. ¿Algo que le haya llamado la atención?

Pues sí. Principalmente todo lo que mis bisabuelos dieron por Alcorcón: ayudaron a traer y mantener la electricidad y el agua, construyeron dos aulas escolares, mi bisabuela regalaba a cada chica que se casaba un armario… Entiendo que era porque ellos eran felices aquí y tenían buena relación con todo el mundo. Gran parte además del personal que trabajaba para ellos era de aquí.

¿Y qué le contaban sus padres de pequeño sobre los castillos?

Siempre nos han contado muchísimas cosas. El problema es que de pequeño yo nunca vine aquí. Mi padre no quería, le daba pena verlos abandonados. Este era un lugar en el que mi padre había sido muy feliz de joven. Venía todos los fines de semana con los amigos. Empezamos a venir después de la muerte de mi padre.

Se celebra el centenario de la construcción de los Castillos. ¿Cuánto se ha contado con ustedes?

Pues muchísimo, la verdad. Se ha contado tanto con nuestra familia como con la del arquitecto (Luis Sainz de los Terreros) que construyó el edificio. Muchas de las piezas que hay en la exposición son de nuestra familia y de la familia del arquitecto. La colaboración ha sido fantástica y nosotros estamos muy contentos de que Alcorcón quiera celebrar esto.

¿Qué le han parecido la teatralizaciones?

Para nosotros es un honor. Es decir, el hecho de que un actor represente a tus bisabuelos, y que se les recuerde tan positivamente, es un honor. Somos muchos los descendientes de mis bisabuelos y queremos venir todos juntos a ver la exposición con la recreación. Esto no es solo un hito para Alcorcón; también para nosotros. 

Y ser el marques (además de Valderas, tiene el marquesado del Vasto, el condado de Valdemar de Bracamonte y Belascoaín, además de Grande de España] ¿qué supone?

Somos personas normales: nos movemos en metro, autobús, hacemos cola en el centro de salud… Hoy en día un título no tiene tanto reconocimiento social como antes, porque no tiene ningún valor mediático. Podemos usar el título donde queramos, pero existe la costumbre de los titulados españoles de no utilizarlo en el trabajo… así que poco queda también de esto. Hasta el año 82 podíamos disfrutar de pasaporte diplomático, el último privilegio que teníamos, y que nos quitaron. Somos gente normal.  

 

Primeros actos conmemorativos

Una representación, realizada por un grupo de actores de varios grupos de teatro del municipio de cómo era la vida en los castillos a principios del siglo, sirvió para inaugurar el mes pasado los actos de celebración del centenario de este monumento tan presente en la historia de Alcorcón. 

El alcalde, David Pérez, acompañado por el actual marqués de Valderas, Hipólito Sanchíz y Álvarez de Toledo, su mujer y varios familiares, recorrieron las estancias en las que vivieron sus antecesores. Junto a ellos, también estuvo uno de los nietos del arquitecto de los Castillos, Luis Sainz de los Terreros, artífice de muchos de los edificios más emblemáticos de Madrid. Completaron la comitiva los representantes de las asociaciones y un grupo de vecinos. Todos ellos disfrutaron de las representaciones costumbristas de distintas escenas sobre la vida en el castillo narradas a través de sus protagonistas.

Visitas teatralizadas

Este tipo de visitas teatralizadas, a cargo de los grupos de teatro aficionado de la ciudad, se prolongarán hasta el próximo mes de junio. En ellas, los visitantes recorrerán las estancias interiores de los castillos, en las que se han instalado recreaciones que permitirán al visitante realizar un pequeño viaje en el tiempo hasta principios de 1917, con parada en el salón de los marqueses, el despacho del marqués o del arquitecto del edificio. 

Entre todas esas escenas, hay una de ellas que nos recuerda las tradiciones y orígenes de Alcorcón, los pucheros de su pasado alfarero por los que era conocido. O la figura de San José que preside el oratorio.

Para recorrer todas estas estancias cinco grupos de teatro aficionado de Alcorcón con sede en los distintos centros culturales han preparado escenas costumbristas con las que amenizar la visita. La troupe inestable, Gamusinos, ACATA y las asociaciones Botón de Oro y Clara Campoamor, junto al colectivo Actores de Alcorcón, subirán el telón del siglo en los Castillos y trasladarán al público a los últimos 100 años de historia. Trajes, voces, muebles, comidas y un largo etcétera harán posible este diálogo entre realidades tan diferentes.

El objetivo es convertir a Los Castillos en un gran escenario y potenciar así el conocimiento de la cultura y las tradiciones alcorconeras, su historia.

Horario

Las visitas teatralizadas están abiertas al público. Por las mañanas para centros educativos; por las tardes, para público adulto y los domingos para las familias.

La exposición de imágenes y objetos también está abierta al público y se podrá visitar hasta el próximo 25 de junio.

Estas actividades se complementarán con ciclos de conferencias, conciertos, recitales de poesía y fuegos artificiales que darán por concluidos los actos con motivo de este centenario.