El CIPA lo gestionará la empresa pública ESMASA

La presión las asociaciones y organizaciones protectoras de animales ha cumplido un papel esencial para que el Gobierno municipal accediera a paralizar al privatización y consensuar entre todos la solución para el CIPA: la gestión pública por la Empresa de Servicios Municipales de Alcorcón.

CIPA Alcorcón
El CIPA lo gestionará la empresa pública ESMASA.

El grupo Ganar Alcorcón considera que se ve luz al final del túnel en la dramática situación en la que se encuentra el Centro Integral de Protección Animal (CIPA). En la Comisión Plenaria celebrada en el día de hoy el Gobierno municipal ha anunciado que desiste de la privatización del servicio y accede a dar la gestión a la Empresa de Servicios Municipales de Alcorcón (ESMASA), de titularidad pública. De esta forma, considera que surte efecto la presión ejercida por los colectivos y organizaciones de protección de los animales y las acciones emprendidas por Ganar Alcorcón. Asimismo añade que ha habido buena predisposición para el consenso con todos por parte del Concejal Delegado del CIPA, Luis Escudero, el cual sustituyó a la anterior, Susana Mozo.

El CIPA vive un calvario desde el principio de la legislatura. Ha sufrido el abandono por parte del Gobierno municipal del Partido Popular (PP) desde el comienzo de la legislatura, arrastrando la lamentable situación de la anterior, también con el PP al frente del Ayuntamiento. Las denuncias realizadas por el grupo Ganar Alcorcón y el resto de la oposición tuvieron como consecuencia la destitución de Susana Mozo como Concejala delegada del CIPA y la salida del centro del veterinario, acusado de maltrato animal, y actualmente inmerso en un proceso judicial por este motivo.

El Gobierno municipal abrió una tentativa de privatización del centro, el cual no contaba con los medios personales y materiales suficientes para ofrecer un servicio adecuado para los animales allí recogidos. Para evitar este proceso de privatización y dar solución a los problemas que arrastraba el CIPA, el grupo Ganar Alcorcón presentó una moción para mancomunar este servicio junto con otros municipios de la zona. A pesar de ser aprobada por mayoría simple, el Gobierno municipal prosiguió con su tentativa de privatización.

La adjudicación a Recolte Servicios y Medio Ambiente y la aparición de numerosas denuncias contra Vetmóvil, empresa absorbida por la adjudicataria, y su propietario, Francisco Javier Birlanga, hizo saltar las alarmas y el grupo Ganar Alcorcón exigió la paralización de la adjudicación a esta empresa para acordar una solución entre todos por el lado del bienestar de los animales y de los trabajadores. El Gobierno municipal inicialmente rechazó tal exigencia.